Crónica del homenaje a los Mártires de la Tradición en Vigo

Vigo, 13 de marzo de 2021. Miembros del Círculo Tradicionalista Juan José Marcó del Pont se reunieron por la tarde en el cementerio de Pereiró en acción de gracias por el sacrificio de los mártires requetés Alfonso Fernández Martín y los hermanos Acisclo y Daniel Sáenz-Díez Pérez, primos hermanos del primer Jefe Delegado que tuvo Don Sixto Enrique de Borbón, Juan Sáenz-Díez.

En el acto, se rezó la oración de Francisco Elías de Tejada por los Mártires de la Tradición y, a continuación, un tercio del Santo Rosario. Se depositaron en la tumba y panteón de los respectivos combatientes carlistas, margaritas rojas y blancas (colores de la bandera del requeté de la Cruz de Borgoña), adornadas con la bandera rojigualda en forma de cinta.

Oración de Francisco Elías de Tejada para el día de los Mártires de la Tradición:

Jesucristo, Hijo del Dios de las Españas

En esta hora de angustias de las Españas rotas y vencidas venimos a tus plantas a rogarte, Rey de Reyes, la gracia de la firmeza en la huella de los senderos que pisaron los muertos nuestros sin ceder, de los que cumplieron en el anonimato de la historia grande que está escrita en el libro de los cielos con el deber de confesarte siempre con la espada y con la pluma, de los que acertaron en la gesta y en el martirio para perennizar la Cristiandad tuya por todos los senderos de la tierra.

Venimos a tus plantas a pedirte la gracia de seguir siendo católicos a la española usanza, intransigentes hasta el fanatismo, violentos hasta la heroicidad, caritativos hasta la comprensión, fieles a tu Nombre divino en la alegría como en la tristeza.

Venimos a implorarte la gracia de la fe que mueve las montañas de la vida, el calor de la esperanza de que las Españas harán carne palpitante de historia la realidad de tu reino, el ardor de la caridad que abraza a los pecadores arrepentidos porque en el inmenso odio al pecado no quede ocasión para abominar de quienes lo cometieron.

Venimos a suplicarte no nos dejes caer en la tentación de vender la ambición sagrada de las Españas tuyas, Cristiandad política, por el plato mezquino de las lentejas de las ambiciones personales; que no nos dejes marcharnos con el oportunismo que encubre la cobardía del desaliento, ni nos permitas comulgar por equívocos con el pan negro de la traición de los abrazos de Vergara.

Escúchame, Señor, porque somos tus soldados y hoy te veneramos en la memoria sagrada de quienes nos precedieron siendo instrumentos tuyos en los afanes de tu gloria.

Regálanos, Señor, la certeza de que algún día, los que otros «10 de Marzo» vengan a rezar, como hoy rezamos, no tengan que avergonzarse de nosotros.

Danos, Señor, el consuelo de que el día que las Españas tornen a edificar la Cristiandad política sobre la roca viva de tu Nombre, aquellos que merezcan contemplar las Españas redivivas reciten esta plegaria sabiendo que vivimos y moriremos en la memoria de los que hoy están en tu Reino de los cielos guardianes de la ilusión que no hemos tenido la dicha de mirar con nuestros ojos de la carne.

Por Dios, Padre tuyo; por la Patria de las Españas, brazo tuyo; por los Fueros, verdad social tuya, y por el Rey, primer servidor tuyo, vuelve a nos tus ojos, Jesucristo, Hijo del Dios de las Españas.